2018: El Año Negro de la Moda en España

No Comments

2018 ha arrancado muy complicado para las empresas de moda en España (y parte de Europa), tanto sector textil-moda como accesorios y calzados. En Marzo las ventas han sido un 13,4% por debajo del mismo mes del año pasado y el acumulado del primer trimestre  nos muestra un decrecimiento del 5,7% con respecto al año pasado.

Recordemos que la moda ya viene sufriendo unos años complicados, como muchos otros sectores, debidos a la crisis, y su cifra de negocio ha disminuido enormemente entre 2005 y 2013, y entre 2013 y 2018 ha tenido sus altibajos.

Evolución Sector Moda

Según palabras de Eduardo Zamácola, presidente de Acotex, la industria necesita “reflexionar al sector sobre qué vender y en qué momento venderlo”, y achaca parte de la problemática a la baja flexibilidad de los retailers a la hora de adaptarse a las condiciones climáticas cambiantes o a los nuevos patrones de consumo que vienen por Internet. Además, las políticas de descuentos y promociones continuas que llevamos ya años viendo en el  mercado son muy perjudiciales para el sector ya que conllevan una bajada muy importante de márgenes.

Ahora bien, si miramos fuera de España también vemos que 2018 ha empezado con pérdidas. Durante la segunda mitad de 2018 vemos incrementos en la evolución de ventas del sector (pero ligados a las promociones específicas de mid-season, vuelta al cole, black friday… por lo que habría que ver la evolución del margen bruto, que es algo que no se publica), pero el comienzo del 2018 muestra una tendencia claramente a la pérdida.

Evolución Ventas Moda Europa

Malos tiempos para los Inmovilistas

Si algo ha caracterizado a la industria de la moda durante muchísimo tiempo ha sido el intentar mantener de forma continua su “estatus-quo”, es decir, un gran inmovilismo. Y no es que lo digamos nosotros, si no que lo decía el propio Javier García-San Miguel, CEO de Neck & Neck en un podcast que grabamos hace ya unos meses.

Pero vienen tiempos difíciles para ser inmovilistas en un sector que está de capa caída (y lo estará más) porque le están dando por todos los frentes.

1.- Se está moviendo mucho gasto de consumidores del “consumismo” al ocio y esto afecta, claramente a uno de los sectores referentes del consumismo como es la moda

Para verlo más cláramente, os dejamos la siguiente imagen y también un enlace a un artículo que publicamos en En.Digital sobre los problemas actuales del retail.

2.- El mundo de la moda está cambiando desde dentro gracias al Fast Fashion, pero muchas empresas han decidido quedarse fuera de juego

Veamos, por ejemplo, la siguiente gráfica que aparece en el informe “The State of Fashion 2018” de McKinsey:

Tiempo para que lleguen las prendas a la estantería

La industria de la moda tarda, en media, 12 semanas en colocar una prenda desde que se idea hasta que llega a la percha, pero ya desde hace tiempo han salido retailers que se han denominado “fast fashion” por ser capaces de acortar estos números, como puedan ser Zara (5 semanas desde diseño hasta la percha), ASOS (6 semanas), y más recientemente esta tendencia se ha acentuado con retailers como Boohoo o Missguided que consiguen reducir estas cifras a 2 o incluso 1 semana.

Además, el mercado del Fast Fashion ha crecido un 21% en los últimos 3 años (frente a pérdidas de otros segmentos de moda), y su éxito hace que cada vez se aceleren más los ciclos de producción. Pero lo importante no es únicamente la rapidez, si no su mentalidad analítica, algo fuera de lo común en la industria de la moda hasta que llegaron estas firmas al mercado, que les permite guiar continuamente su oferta en función de la demanda.

3.- La moda se va al online y hay muchos retailers que todavía no están preparados

La moda ya ha virado al online y cada vez se compra más moda a través de Internet. Pero además las cifras a futuro marcan esta tendencia todavía más claramente con un crecimiento previsto del 10% de la moda online entre 2017 y 2020

Crecimiento Moda Online

Además, los pure players online como Amazon, Zappos, Alibaba o Net-a-Porter continúan mejorando la experiencia de compra y los consumidores esperan este tipo de experiencias en cualquier otro sitio de venta de moda (o cualquier otro tipo de productos).

Gracias a estos movimientos hemos visto como grandes de la “moda más clásica” como pueda ser Gucci, se alían con pure players como Farfetch para ser capaces de llegar al cliente final en cuestión de 90 minutos.

Además esto trae otros cambios importantes, ya que a día de hoy, al tener tanta información a su disposición, los usuarios son más y más promiscuos con las marcas, ya que 2/3 de los millenials aseguran que cambiarían la marca de los productos que compran por un descuento del 30% o superior. El inmovilismo ya no está en el lado de los consumidores, solo de las marcas dispuestas a morir.

4.- Ya hay mucho cadaver (o zombies) en el mercado de la moda

Tanto en España como a nivel internacional, los últimos años han sido años de noticias tristes con respecto a la evolución de muchas marcas del sector de la moda. Casos como el concurso de acreedores de Blanco, el cierre de eShop Ventures con varios portales de moda, el concurso de acreedores de Okeysi, el cierre de Flamenco, Caramelo, etc. e incluso pequeñas marcas regionales como París Moda.

A nivel internacional tenemos cierres desde pequeñas marcas icónicas como Colette,  a marcas y retailers de todos los tamaños y “sabores”, como puedan ser Nine West, Claire’s Stores, Rue21, American Apparel, Nasty Gal, etc. Retailers de moda pasándolo muy mal como QuicksilverAbercrombie & Fitch, GAP, Guess, etc. y multitud de retailers ajustando el número de tiendas que tienen abiertas porque el mercado no da para tanto, como puedan ser J. Crew, Loft, etc. A todo esto podemos sumarle problemas puntuales y particulares de algunos grandes como el problema de H&M con los 4.300 millones de dólares en prendas no vendidas.

Si a todo esto le sumamos que la evolución de China (principal productor de moda) puede suponer problemas adicionales en el corto y medio plazo debido a sus nuevas políticas anti-contaminación así como los retos de su propio crecimiento, todo apunta a que van a seguir viniendo malos años para la moda, y mucho peores para los que no tengan una actitud de cambio y evolución constante.

 

 

 

 

Cofundador y CMO de BrainSINS. Apasionado del eCommerce, conversiones, márketing online y Big Data.

Suscríbete a nuestra newsletter