5 Estrategias para Maximizar tus Ratios de Conversión

No Comments

Cuando hacemos campañas de márketing en Internet, debemos tener en cuenta no solo en número de nuevas visitas y usuarios que llegan a nuestra web, si no también la conversión que obtenemos con cada campaña. Esto parece obvio, pero si no tenemos adecuadamente calculados estos valores, podemos caer en la tentación de creer que una campaña ha sido más efectiva porque nos ha traído más visitantes a nuestra web, cuando al final un menor número de estos visitantes se han convertido en clientes.

Cuando utilizamos las herramientas de analítica básica que nos ofrecen en muchos sitios para controlar nuestra campaña (por ejemplo en Facebook), solo disponemos de la información que ellos nos quieren ofrecer. Esta información suele estar ligada a valores y métricas que «ellos» (por ejemplo Facebook) quieren que veamos: usuarios que vieron la campaña, número de clicks, etc. Debemos utilizar herramientas más potentes, como Google Analytics, y tener en cuenta algunos elementos. En este post nos vamos a focalizar en algunas estrategias que nos permitan maximizar los ratios de conversión de nuestras campañas.

Comprende a tus Clientes

Los clientes de cada negocio se comportan de distinta forma. Los intereses dependen de muchos factores: edad, nivel cultural, objetivos del producto, etc. No es lo mismo vender entradas de conciertos que vender un producto a otras empresas. Debemos hacer todo lo posible por comprender las motivaciones de nuestros clientes, saber qué es lo que buscan exáctamente en un producto de las características del nuestro, para dejárle claro desde un principio el valor añadido que les aportamos. Para ello, nada mejor que analizar su comportamiento en nuestra web y, a ser posible, hablar directamente con usuarios que se hayan convertido en clientes y también con usuarios a los que no les ha gustado nuestro producto. Cuanto más y mejor comprendas el por qué los usuarios se convierten, o no, en clientes, mejor para tu negocio, ya que te dará herramientas para mejorar.

Personaliza la experiencia y contenido

Aunque comprendamos a nuestros clientes como conjunto, cada cliente es todo un mundo. Si vendemos teléfonos móviles, aumentaremos nuestras conversiones personalizando nuestra tienda online en función del tipo de términal que tengan cada uno de nuestros clientes. Si un usuario llega a nuestra web a través de una búsqueda que ponga «iPhone», no le enseñaremos fundas para terminales Android, y focalizaremos nuestros esfuerzos en mostrarle productos relacionados con el iPhone. Esto es una forma básica de personalización basada en marcas, pero podemos llegar todavía más allá, personalizando totalmente nuestro negocio gracias a las recomendaciones personalizadas.

Desde otra perspectiva, debemos tener en cuenta que los hábitos de compra de los usuarios que nos lleguen por distintos canales pueden ser distintos. Así pues, deberemos personalizar las experiencias de usuario teniendo en cuenta, también, los canales por los que nos llegan nuestros usuarios.

Utiliza el conocimiento del off-line en on-line

Las grandes tiendas tienen un gran conocimiento acumulado de las preferencias de los consumidores en distintas regiones. Esta información es de gran valor, ya que en cada región existen una serie de preferencias debidas a la historia, cultura, tendencias, etc. Así pues, si sabemos que en Madrid la gente prefiere Nike, mientras que en Barcelona, prefieren Adidas, podremos utilizar esta información para personalizar la experiencia del usuario teniendo en cuenta estos criterios off-line.

Se consistente

Debemos ser consistentes con los mensajes de márketing a lo largo del proceso de ventas. Si hacemos una promoción en Facebook, donde ofrecemos el 20% de descuento en todas las compras, deberemos mantener ese mensaje no solo en la landing page que preparemos para esa campaña, si no que también a lo largo de toda la experiencia de compra para los usuarios que vengan por ese canal. Hay que tratar siempre de conservar los vínculos con los clientes, y los mensajes que le ofrezcamos son parte de este proceso.

Probar, probar, probar (siempre midiendo)

Cada negocio es un mundo, y cada posible cliente difiere en muchas cosas. Debemos probar mil aternativas, mil ideas que se nos puedan ocurrir, como bien hacen algunos expertos en ECommerce, para obtener un conocimiento acumulado que nos permita tener cada día más conocimiento sobre nuestros clientes, negocio y tendencias. Para ello nos pueden venir muy bien herramientas de Analítica Web, como pueda ser Google Analytics, pero también herramientas de test A/B o análisis multivariante.

[Fuente: Mashable]

Cofundador y CMO de BrainSINS. Apasionado del eCommerce, conversiones, márketing online y Big Data.

Suscríbete a nuestra newsletter