Alternativas para llegar al social commerce

1 Comment

Hace unos días acordábamos que el social commerce trata sobre todo de ayudarse de los medios sociales para vender en Internet. Independientemente de las dudas que se generaban en torno a la definición del «comercio social», lo que está claro es que es un campo que se abre tanto para los sitios de comercio electrónico «tradicional» como para los medios sociales que pretendan empezar a obtener beneficios de un negocio que, hasta la fecha, ha sido duramente criticado por su «mala monetización». Y eso nos lleva a plantearnos cuál podría a ser el enfoque a seguir para convertir cualquiera de los dos en lo que podría ser un punto medio.

Medios sociales

La idea consiste en añadir funcionalidades de e-commerce a un medio social ya existente. En muchos casos lo que se está haciendo es utilizar una aplicación para Facebook que permite crear una tienda online, algo que ya se conoce con el término «f-commerce» y que está ofreciendo un buen número de casos de éxito. De hecho, algunos consideran que este punto está impulsando en gran manera las altas valoraciones que Facebook ha recibido últimamente y que el futuro del e-commerce pasa por Facebook, aunque algún estudio parezca demostrar justo lo contrario.

De todas maneras, aún es temprano para determinar cuál es la mejor manera de añadir funcionalidades de comercio electrónico a un medio de comunicación diseñado para impulsar las relaciones sociales, y habrá que esperar acontecimientos para ver si las empresas que han establecido su tienda en Facebook llegan a tener beneficios. Y por otro lado, ésta no es la única alternativa, ya que Facebook no es el único medio social en Internet, por más que a veces pueda llegar a parecer lo contrario. De hecho, existe un buen número de redes sociales verticales que, poco a poco, están incorporando la venta como medio para monetizar su web. Por poner un ejemplo de alguien que lo está haciendo bien en España citaré Uvinum, un sitio que nació con una clara vocación de red social para aficionados al vino, pero que está incorporando de forma natural los elementos necesarios para convertirse en una plataforma de venta donde los clientes pueden además encontrar información valiosa acerca de los productos a comprar.

Tiendas online

En este caso parece que basta con añadir funcionalidades sociales del tipo «Me gusta» o «Retweet» a un comercio online, llegándose a crecimientos superiores en un 80% respecto de las webs que no lo incorporan. Pero hay otros elementos sociales que se llevan utilizando tiempo, como son las reviews o los ratings, y que sorprende no encontrar aún en la mayoría de las tiendas que nos encontrarmos por Internet.

Esta aproximación al comercio social es la más arraigada hasta el momento, y algunos estudios muestran, por un lado, que proporciona claros beneficios y, por otro, que es algo que los consumidores ya empiezan a esperar como parte de las funcionalidades mínimas de un e-commerce. Además de resultar más sencillo que añadir utilidades de e-commerce a un medio social, se percibe de forma positiva para la marca, que demuestra que no sólo se preocupa de vender, sino que también está abierta a la relación social entre y con sus usuarios.

Suscríbete a nuestra newsletter