CMS eCommerce: ¿Qué es un CMS?

2 Comments

Un CMS (Content Management System), o sistema de gestión de contenidos, es un sistema software que nos permite la publicación, edición y modificación de contenidos, así como la posibilidad de modificar el aspecto visual con que éste se muestra.

En el caso del comercio electrónico, la principal fuente de contenido con el que nutrir al sistema de gestión serán los productos a la venta. Además, debemos considerar ciertas funcionalidades adicionales derivadas de las peculiaridades de este dominio. Por ejemplo, debemos poder vincular un conjunto de productos a un usuario en la forma de un carrito de la compra, o de una venta finalizada.

En esta entrada vamos a analizar qué características debe ofrecernos un CMS para comercio electrónico, destacando las principales características que deberíamos evaluar a la hora de elegir un sistema de gestión para una tienda online.

¿Qué es un CMS?

A la hora de plantear un sistema de gestión de contenidos, debemos considerar todos los casos posibles en los que dichos contenidos se van a utilizar. Desde un punto de vista práctico, no se puede generalizar demasiado, ya que requeriría que el usuario del CMS tuviese que estar definiendo cómo son sus contenidos. Pero tampoco se pueden ofrecer todas las soluciones posibles ya que el sistema resultante sería demasiado complejo y difícil de utilizar. Se impone en todos los casos, por tanto, una solución de compromiso. Normalmente, se ofrecen una seria de alternativas lo más generales posibles que cubran las necesidades más comunes, y se permite la incorporación de módulos adicionales o plug-ins que permitan exender o modificar el comportamiento del CMS para dar solución a las casuísticas concretas excepcionales de una tienda determinada.

Las principales ventajas de un CMS son:

  • Coste reducido: el sistema se construye una vez y se puede utilizar en multitud de tiendas. A pesar de que existen costes de evolución y mantenimiento, resulta mucho más barato que desarrollar desde cero un sistema a medida para cada tienda.
  • Evolución: normalmente los CMS evolucionan a través de la entrega de nuevas versiones. Esto nos permite solucionar problemas existentes y mantenernos al día en un mundo tan cambiante como internet.
  • Comunidad: mucha otra gente utilizará nuestro mismo sistema. Ante un problema es muy probable que alguien lo haya sufrido antes que nosotros y que podamos encontrar información sobre cómo solucionarlo.

La principal desventaja es que el sistema no se ideó de forma concreta para nuestra tienda. Muy frecuentemente las soluciones que nos ofrezca serán más generales de lo que necesitamos, por lo que no tendremos problemas en este sentido. Sin embargo, es posible que tengamos alguna necesidad particular que el sistema no contemple, por lo que tendremos que recurrir a extensiones o, en casos extremos, modificaciones del CMS.

En sucesivas entradas, utilizaremos la guía aquí descrita para concentrarnos en sistemas específicos, teniendo así un marco en el que poder comparar los diferentes CMS que analizaremos. Los componentes generales más importantes de un CMS para comercio electrónico son:

Gestión de Productos:

Como hemos comentado anteriormente, el producto es el principal contenido que gestionaremos en un sistema de gestión para comercio electrónico. Un CMS para eCommerce debe disponer de la suficiente expresividad para permitirnos guardar el estado de un producto, así como sus características y atributos.

Desde un punto de vista general, podríamos definir un producto como cualquier cosa que se pueda vender. Una definición tan abstracta puede generar (y de hecho genera) ciertos problemas  a la hora de diseñar un sistema software. La primera pregunta que nos podemos plantear analizando un CMS determinado es, por tanto, ¿qué productos me permite vender?

Es posible que a la hora de pensar en productos los veamos como bienes materiales que habrá que enviar al comprador, y en muchos casos es así. Sin embargo, esto no siempre es cierto. Por ejemplo, es posible vender bienes digitales mediante descarga, o simplemente podemos vender el acceso a los mismos. También podemos vender un billete de avión o la entrada a un evento, en cuyo caso el único producto que realmente recibe nuestro cliente podría tratarse de una clave o localizador.

Entre la información que compone un producto, los principales elementos serán:

  • Identificador del producto (SKU)
  • Nombre
  • Imagenes
  • Descripción
  • Información de precios de venta
  • Información de precios de compra
  • Información de proveedores
  • Información de stock
  • Información de atributos del producto (colores, tallas, variantes, etc)

Un CMS para comercio electrónico debe permitirnos añadir, eleminar y modificar toda la información relativa a los productos de la tienda. Además, es deseable que parte de esta información pueda ser actualizada de forma automática (por ejemplo, decrementando automáticamente el stock al realizar una venta).

Gestión de Usuarios

Por razones técnicas, en muchas ocasiones necesitaremos almacenar, al menos de forma temporal, información relativa a los usuarios de la tienda. En el caso de envío de productos necesitaremos su dirección para proporcionarla al servicio logístico, y prácticamente siempre contaremos con la dirección de correo electrónico del comprador para, al menos, enviarle una notificación de la compra.

La importancia del marketing en el comercio electrónico hace que, además, deseemos contar con el máximo posible de información de los usuarios. Dado que a la hora de plantear un sistema como un CMS de eCommerce debemos posicionarnos en el peor de los casos, el CMS debe ser capaz de gestionar toda la información posible sobre los usuarios de la tienda. Los principales elementos son:

  • Identificador
  • Nombre
  • Información de sesión
  • Correo electrónico
  • Dirección de envío
  • Dirección de facturación
  • Aceptación de recibir información comercial

Relación entre productos y usuarios

Entendemos por relación entre productos y usuarios (logados o no) a toda la información que podemos almacenar que incluya a uno o más productos y a uno o más usuarios. Entre esta información podemos encontrar, por ejemplo, los productos que ha visitado un usuario en una sesión, el carrito de un usuario o su histórico de compras.

Localización

Un CMS para comercio electrónico debe darnos facilidades a la hora de mostrar información en varios idiomas, monedas e impuestos.

Configuración

Dado que un CMS se construye con un propósito general, será necesario abstraer las opciones de configuración que se ofrecen para poder adaptar el CMS a diversas situaciones. Por ejemplo, debemos ser capaces de elegir si mostramos o no contenido sin stock, mostrar precios con o sin impuestos… etc

Extensiones

Todo lo que no se pueda conseguir mediante la configuración, requerirá de una adaptación del sistema a nuestras necesidades. Realizar cambios en el sistema tiene una gran desventaja: muy probablemente perderemos la capacidad de actualización. Para evitar este problema, muchos CMS incorporan mecanismos que permiten la extensión o adaptación del mismo a través de módulos o plug-ins que se integran con el sistema, permitiendo que su comportamiento se modifique para adaptarse a prácticamente cualquier necesidad.

Diseño

Además de las funcionalidades que nos permitan añadir y gestionar productos, debemos poder controlar la forma en que el contenido se muestra. El CMS deberá permitirnos configurar todos los aspectos posibles relacionados con la visualización web. En general, el diseño de los CMS está realizado de forma que los componentes visuales (vistas) están separadas del funcionamiento de la tienda (lógica de negocio). Esto permite la modificación, bien de forma manual o a través de extensiones, del aspecto visual sin interferir en el funcionamiento de la tienda.

Suscríbete a nuestra newsletter