Comprendiendo el grafo de intereses

1 Comment

Con el auge de las redes sociales, mucho se ha hablado del grafo social, que representa las relaciones entre los usuarios de una red social, pero el tema del grafo de intereses, que es todavía más suculento que el grafo social, se ha encontrado en continuo segundo plano, y sigue siendo un gran desconocido.

Básicamente, el grafo de intereses es una representación de las relaciones entre personas y «cosas», siendo estas «cosas» un término hiper genérico que engloba los términos que buscamos, las cosas que nos gustan, contenidos generados por usuarios, etc. Así pues, el grafo de intereses es un agregado de información de los intereses de los usuarios, que agrupa tanto información explícita (un usuario hace un «like» en Facebook), como información implícita (un usuario visita la página de facebook de un producto), y nos permite determinar de cierta manera los intereses y preferencias de los usuarios.

Si analizamos las dos grandes redes sociales, Facebook y Twitter, podemos apreciar como Facebook está más orientada al grafo social de los usuarios (los usuarios tienden a seguir a sus amigos), mientras que Twitter tiene una vertiente más de grafo de intereses que de grafo social (seguimos en Twitter a la gente que nos interesa por lo que comparte, dice o por quién es). De hecho, la correlación entre el grafo social de Twitter con respecto al grafo social real de un usuario, es mucho menor que el equivalente del grafo social de Facebook.

Otro claro ejemplo de grafo de intereses, lo podemos encontrar en Quora. Si bien en Quora podemos importar nuestros contactos desde Twitter u otros medios, el punto fuerte de Quora es que nos permite seguir temas, o preguntas, que son de nuestro interés. Un usuario activo de Quora estará representando en el grafo de intereses que maneja Quora, al menos una buena parte de sus intereses e inquietudes, permitiendo a Quora que a futuro desarrolle o integre sistemas inteligentes capaces de filtrar la nueva información que puede ser de interés para cada usuario.

La potencia que nos aporta gestionar un grafo de intereses es brutal. De hecho, para un servicio como el nuestro, BrainSINS, el grafo de intereses lo es todo. Básicamente, podríamos decir que la integración de nuestro sistema en cualquier web, permite la comunicación entre la web y nuestro servicio para que podamos generar un grafo de intereses de esa web y, a partir de ese grafo de intereses (que además integra información social), podamos generar recomendaciones de productos y contenidos.

Cofundador y CMO de BrainSINS. Apasionado del eCommerce, conversiones, márketing online y Big Data.

Suscríbete a nuestra newsletter