Elegir un buen proveedor de hosting para tu proyecto online

2 Comments

¿Te acuerdas de lo que le pasaba al nazi malo (¿hay nazis buenos?) de Indiana Jones y la Última Cruzada?
El tío era un ansias y elegía una copa para beber del agua sagrada y tener la juventud eterna.

¿Qué le pasó? Pues que eligió mal. Y acabó convertido en la tatarabuela de la Duquesa de Alba.
Véanlo (minuto 2:19).

De igual manera, elegir mal un proveedor de hosting o incluso el hosting para tu proyecto online puede terminar muy mal.
¿Cuánto de mal Jordiob? Me preguntarás. Pues mira, hijo mío, aquí te van unos ejemplos que me he encontrado los últimos meses:

Tienda online cerrada 48 horas y sin backup. Remontando servidor en nuevo proveedor eAndorra (mi hosting partner) y resucitándolo en tiempo record.

– Página de empresa frita 32 horas. Los técnicos del hosting todavía están buscando el error.

– Ataque de spam desde China. Server compartido. Página muerta 24 horas. El firewall que había era de Nenuco.

Y podría seguir con casos flagrantes de envío de emailing a base de datos de 10.000 personas y servidor muerto a los 2 minutos (gente entrando que se encuentran el server frito y no vuelven a entrar), imágenes corporativas dañadas por caídas espantosas de server, etc.

Resumen: el hosting es como el partner logístico. A priori, todos son de puta madre, pero se demuestra lo buenos que son cuando:
a) hay mínimas incidencias
b) te gestionan una cagada con profesionalidad y en un espacio corto de tiempo

Cualquier cosa que se aparte de esas dos premisas, no vale la pena.

No hay hostings mágicos. No hay empresas de hosting cojonudas de 5€ al mes.
Como todo, lo bueno se paga. Y pagas para estar tranquilo.

¿Pagarías una pasta por una persiana de tu tienda física si supieras que jamás se atascará y que podrás abrir cada día? Yo sí.

Extrapola eso a una tienda que tiene que estar abierta 24 horas y en la que pueden coincidir 500 personas a la vez.

Lo mismo se aplica para tu página de empresa, blog personal, etc. Todo aquello que suponga un negocio online, debe funcionar bien y debe tener un uptime del 100% o, al menos, del 99%

¿Cómo saber qué requerimientos tiene mi proyecto?

Aquí lo mejor es que te pongas en manos de alguien que sepa de qué va la película.
Que conozca la aplicación que vas a usar: Prestashop, Magento, Oscommerce, ZenCart, Drupal, Joomla, WordPress, etc y que conozca los requerimientos de la “casita” que necesitas.

También es importante que dimensiones cuántas visitas vas a tener. Qué campañas de captación y qué inversión vas a tener en ellas para estimar cuánta gente puede llegar a entrar y, sobre todo, cuánta a la vez puede llegar a entrar.

¿De qué vive una empresa de hosting?

Seamos francos. Una empresa de hosting es un negocio basado en tener unas maquinitas y sacarles el máximo provecho. Lo que buscará siempre es que haya la máxima gente pagando por el espacio y recursos de la máquina durante el período de tiempo más largo que pueda.

Es un poco tipo apartamento multipropiedad. Pero si tú tienes un apartamento multipropiedad, como mínimo sabes que hay un calendario. Los Peláez no van el mismo finde que los Gómez, porque los Peláez quieren estar tranquilos. Una compañía de hosting no funciona exactamente así. Tienen una máquina (servidor) y quieren alojar ahí a cuantos más Gómez y Peláez puedan.

Entonces es un tema de pasta y recursos. Cuanto más pagas, más recursos tienes y puedes tener incluso una máquina solo para ti.
Cuanto menos pagas, más gente hay dentro de la máquina y menos recursos tienes. Eso sí, todos pagáis lo mismo y puede ser que tú tengas un tráfico de 1.000 visitas al mes y tu vecino de 50.000. Tu Peláez particular chupará más recursos y pagará lo mismo. Esto es así. Te jodes. Haber pagado más.

¿Cuál es la mejor solución?

Pues mira, llevo ya unos años en esto y me he encontrado auténticas cafradas:

– Servidor compartido alojando más de 2.000 páginas en activo
– Servidores VPS que son una puta cafetera, un servidor compartido con algún recurso más
– Servidores dedicados que no lo son pero se pagan a razón de 12.000€ al año
– Servidores cloud que fallan más que una escopeta de feria
– Compañías que re-re-re-re-revenden un servidor de otras y que ofrecen nulo servicio técnico

En resumen, yo apostaría por encontrar un partner como Dios manda (tengo la suerte de haberlo encontrado) y me pillaría un dedicado, siempre que el proyecto pueda pagarlo/amortizarlo.

Por desgracia, el mundo del hosting es como las obras en casa o alguna peña que hace webs. Se aprovechan del desconocimiento de la gente para colársela doblada. Así de patético. Es lo que hay. Por lo que si puedes elegir tu hosting yendo de la mano de alguien que pilote, mucho mejor.

¡Ah! y si no quieres/puedes pagarte un servidor como Dios manda, siempre puedes hacer como en estos ejemplos que me pasaron @ajulloa y @joseantgv (¡gracias!), darles un ticket a tus usuarios para que se pongan a la cola para entrar al servidor. Sí. Verídico.

Toys’R’Us: You’re now in line “When it is your turn, you will have 10 minutes to enter the website”

ClickSale, “entrarás en la tienda en 2 minutos”

Falabella.com, “estás en nuestra sala de espera”

1856716

Estudié publicidad pero donde realmente aprendí lo que sé fue en PutPut, DoubleYou, TribalDDB y haciendo freelances para agencias online. Ahí trabajé para Audi, Volkswagen, Nike, Atrápalo.com, ColaCao o La Caixa entre otros. Hace 4 años comencé a interesarme por el eCommerce y hoy ocupa el 90% de los trabajos que hago.Puedes seguir a Jordi en su blog personal, donde genera muy buen contenido sobre eCommerce y marketing online o bien a través de su muy activa cuenta de Twitter.

Suscríbete a nuestra newsletter