Gamificación en e-commerce: reglas básicas

2 Comments

Hace algunos días comentamos que era la Gamificación ¿Podemos moldear esta herramienta para adaptarla al ámbito de las e-commerce? Bueno ahí entramos nosotros, no todo iba a ser tan sencillo, cogeremos cincel y martillo y trataremos de dar forma a la gamificación para adaptarla a una tienda virtual. Lo cierto es que no parece algo que se preste de forma natural a gamificarse, al fin y al cabo el cliente quiere algo cuanto antes y ese algo lo quiere con el menor esfuerzo posible. Bien ataquemos por ahí “con el menor esfuerzo posible” por este esfuerzo podemos entender tanto que el precio sea el más asequible posible y/o que la acción en si misma de la compra sea de la forma más sencilla posible.

Un gamificador tiene que tener claro ciertas reglas que no deben ser transgredidas en ningún caso:

No obligar al usuario a realizar tareas que incrementen el esfuerzo para realizar una compra. Nunca perjudicar la imagen del producto ni de la tienda.

Parecen reglas evidentes, pero podemos caer en transgredirlas en nuestro afán gamificador.
Sabemos lo que no tenemos que hacer en ningún caso, ¿Y que debemos hacer? Bueno he aquí cuando tenéis que dejar volar la imaginación de la forma que a cada uno le parezca mejor, existen varias dinámicas de juegos básicas para aplicar en tiendas, como pueden ser la recolección, clasificaciones, sistemas de puntos etc… a partir de estas técnicas podemos crear técnicas más avanzadas o no dependiendo de nuestra ambición. Lo cierto es que dentro de la libertad que nos da esta herramienta podemos fijarnos alguna regla más.

Como en todo juego o competición el premio es el motor que empuja al mismo a tener éxito, cuanto mayor es la recompensa mayor es la atracción, tenemos que tener claro que cuanto más esfuerzo requiere la implicación del cliente en el juego mayor debe de ser la recompensa a ese esfuerzo. Aumentando la atracción del cliente aumentamos su fidelización, incrementamos su dependencia, en definitiva aumentamos el tráfico de nuestra tienda. Por lo tanto añadimos a nuestras reglas la de:

Gestionar objetivos atrayentes para el usuario a corto, medio y largo plazo.

Tal como ocurre en el mercado de los juegos, existen tipos de juegos dirigidos a un determinado mercado y otro tipo de juegos dirigidos a otro mercado que demanda juegos totalmente diferentes. Bien, teniendo esto claro volvamos al comienzo, gamificar una tienda virtual, no podemos tratar o aplicar la misma dinámica gamificadora a una tienda de electrodomésticos, que a una tienda de deportes, es cierto que eventualmente tienen clientes comunes pero el usuario regular de una de ellas no va a ser fácil de fidelizar en la otra. Haciendo este razonamiento acabamos de ganar una nueva regla:

Dirige tu gamificación hacia el cliente más habitual de la tienda.

Estas reglas pueden ayudarnos a orientarnos a como gamificar nuestra tienda virtual, a atacar debidamente el esfuerzo que realiza el cliente de nuestra tienda a la hora de comprar y hacerle el proceso lo más atractivo posible.

Todo un nuevo mundo a conquistar.

Suscríbete a nuestra newsletter