De la Búsqueda a la Recomendación

No Comments

amazon-googleCuando comentas que te dedicas a investigar y desarrollar en el campo de los Sistemas Inteligentes de Acceso a la Información, consigues que la gente te mire con cara rara, o incluso levantar algún comentario que cuestiona la utilidad de lo que puedas investigar o desarrollar. Sin embargo, cuando profundizas en algunas de las tecnologías suyacentes y las traspones a la economía digital, las tornas cambian.

Y es que si miramos las empresas que han triunfado en Internet, nos damos cuenta que la mayoría de ellas se dedican a desarrollar y explotar tecnologías en estos campos. Por poner ejemplos concretos, podemos centrarnos en Google y Amazon, dos negocios sumamente distintos, pero con nexos en común. Google representa el paradigma de empresa de tecnología en el campo de los Sistemas Inteligentes. Comenzaron desarrollando un excelente motor de búsqueda de información, pero el resto de la tecnología que desarrollan explota otras tecnologías dentro del campo, como la traducción automática, la gestión de perfiles de usuario, contextualización de información, o incluso tecnologías de procesamiento inteligente de imágenes.

Si bien queda claro que el negocio de Google es el desarrollar y explotar tecnología, puede parecer que el de Amazon no lo es, ya que una tienda de comercio electrónico no parece tener tanto que ver con el desarrollo de tecnología. Sin embargo, la visión de Jeff Bezos (fundador y CEO de Amazon) ha permitido que Amazon llegue donde está ahora mismo gracias al desarrollo de tecnología propia. Y se han hecho tan buenos en ello, que ya parte de su negocio se centra en ofrecer algunas de sus tecnologías a terceros (EC2, S3, etc.), y algunos de sus ex-empleados han creado proyectos tan interesantes como Hulu.

Jeff Bezos siempre pensó a lo grande en muchos aspectos. Desde un principio, Amazon nadó contra corriente, tratando de ofrecer el mayor catálogo posible de productos, mientras su competencia no creía ni necesario ni interesante ofrecer más de 200.000 productos. Pero para poder cumplir su cometido, había que pensar en los usuarios, que podrían sentirse totalmente perdidos en una tienda online con millones de productos. Y la visión de Bezos fue clara: “si tienes 3 millones de clientes en la Web, debo tener 3 millones de tiendas en la Web” . Con un enorme catálogo de productos, y con las tecnologías de recomendación y personalización, Amazon se acabaría convirtiendo en el referente tanto del comercio electrónico como de los sistemas de recomendación, al ofrecer una experiencia de usuario totalmente personalizada, ofreciendo en principio aquellos productos que más pueden interesar a los clientes en función de su comportamiento en la tienda.

Comparando ambas tecnologías (búsqueda y sistemas de recomendación), se pueden observar varios puntos en común, pero también varias diferencias radicales. Por un lado la búsqueda está orientada a ofrecer respuestas concretas a necesidades puntuales de los usuarios. Hasta el momento, estas necesidades se expresan en forma de consulta de texto, y a partir de estas consultas, los buscadores son capaces de ofrecer contenidos que estén relacionados con las necesidades expresadas en la consulta. De esta manera, se ayuda a los usuarios a solucionar, al menos en parte, el problema de la sobresaturación de información al que nos vemos sometidos con las cantidades ingentes de información que se publican diariamente sobre cualquier tema. A su vez, los sistema de recomendación también nos ayudan a que nos afecte menos la sobrecarga de información, aunque desde una perspectiva muy distinta, más cercana al “descubrimiento” de información que a la búsqueda. Un sistema de recomendación no requiere mucho de un usuario, ya que no hace falta que el usuario busque nada, o exprese sus necesidades en forma de texto, si no que analiza su comportamiento y es capaz de detectar artículos o contenidos que pueden resultar interesantes al usuario en función de la información que el usuario ofrece al sistema sin ni siquiera darse cuenta.

Y, en cierta manera, por esto parece que los Sistemas de Recomendación van a ser el reemplazo de los motores de búsqueda en el futuro, al menos en términos de popularidad. La forma en la que consumimos información está cambiando, de hecho el éxito de las redes sociales es un buen síntoma de ello, y si ponemos en una balanza la cantidad de información que recibimos (vía feeds, medios sociales, correos, etc.) con respecto a la cantidad de información que buscamos, cada día más la balanza se torna hacia el lado de la información que recibimos, y por tanto crece el interés por las tecnologías que son capaces de procesar toda esa información y hacer una criba automática para poder llegar a aquello que nos interesa de una forma más simple.

Borja es el director de operaciones y co-fundador de BrainSINS. En la actualidad también imparte clases en la Escuela Politécnica de la Universidad Europea de Madrid. Perfil en Twitter: @prueno; Perfil en LinkedIN; Perfil en Google+

Suscríbete a nuestra newsletter