¿Quién dijo miedo… a Amazon?

7 Comments

Después de las primeras horas del aterrizaje de Amazon en España, llegan críticas desde múltiples lados. Lo cierto es que básicamente todo el mundo señala lo mismo:

  1. Los precios son más altos que si compras en el Reino Unido. Es decir, los precios son como los de cualquier tienda española.
  2. Los gastos de envío no son gratuítos salvo en pequeñas excepciones. Éste es otro problema endémico español.
  3. No han traído el kindle. Cuestión de estrategia, supongo.

Para mí todo esto representa una mala noticia para los compradores españoles (sobre todo si, de alguna manera, imposibilitan comprar directamente en el Reino Unido o en USA), pero una buena noticia para el comercio online español. Amazon podría haber entrado como un elefante en una cacharrería, jugando con los precios y los gastos de envío, y justificando así a los múltiples agoreros que pronosticaban la desaparición del comercio online español. Sin embargo, no lo ha hecho, y ha entrado para competir en calidad de servicio. Ahora no es tiempo de quejas por parte de las tiendas online españolas, sino de adaptación; hora de dar un paso al frente y mejorar en todo lo posible. Si se le ponen las cosas difíciles a Amazon a través de un buen servicio ganaremos todos: clientes y comerciantes.

Suscríbete a nuestra newsletter

7 Comments
  1. Pingback: Bitacoras.com

    • Nacho
    • 16/09/2011
    Responder

    Yo tembién me sumo. Lo primero que hice fue buscar algún artículo de Amazon.es en otras tiendas online y el resultado fue que los 2 o 3 que busqué eran un poco más baratos que en .com y .co.uk y que lo que encontré en otras tiendas de primera linea en España.

    El hecho de que Amazon no haya aterrizado con una política de precios SUPER agresiva es algo beneficioso para no forzar al resto del sector a recrudecer la competencia en precios.

    Servicio + seguridad + información + plazos + surtido + …y precios. Y no en el orden contrario.

    Los que deben estar templando son Fnac…….

  2. Responder

    Me uno a la gente que ha encontrado en Amazon.es algo más barato que en amazon.co-uk u otros:

    Se trata de «The four hour workweek», un libro brutal de un tal Timothy Ferris.

    En amazon.es 8,58 euros
    En amazon.de (tb euros) 11,95 euros
    En amazon.co.uk (libras) 7,48 libras
    En amazon.com (dólares) 13,21 dolares (este no es exactamente el mismo, sino una versión extendida)

  3. Pingback: ¿Quién dijo miedo... a Amazon?

  4. Responder

    Pues será que compre un libro de una universidad británica que solo podía comprar en Amazon.com o .co.uk (en Valencia ni por encargo) y mira fue esperarar a la versión española y más barato y con transporte gratuito.

    Nunca llueve a gusto de todos.

    • Alfonso Vilchez
    • 14/09/2011
    Responder

    Desconozco las razones internas por las que Amazon ha entrado en este pais con precios menos sabrosos para los consumidores, pero en vistas de las complicaciones recientes en torno a algún proyecto que estamos intentando sacar en la editorial, y oteando el mercado nacional con vista generalista, no me extrañaría nada que se hubiera visto obligado a aumentar costes por las subidas de precios en las herramientas periféricas a su negocio (transportes, almacenes, impuestos, aranceles, etc…).

    • LuMartín
    • 14/09/2011
    Responder

    Está claro que tardarán un tiempo en implementar la tienda a modo full, viendo cómo fueron los desembarcos en Alemania y Francia.

    Lo que está claro es que tienen un frente difícil con el tema de los contenidos editoriales (libros, películas, juegos…), debido a la legislación española. Este es el principal problema para Kindle, ya que la ley para evitar grandes descuentos también afecta a los libros digitales.

    En cuanto a los precios en general, entiendo que la política es similar a la de las otras tiendas europeas. Está claro que ahora mismo una libra devaluada favorece las ventas a la zona euro, pero si se aplicase el cambio de 2007 el panorama sería bien distinto.

    En definitiva: bravo por Amazon y su coherencia internacional. Queda mucho camino en España, pero la noticia de su llegada sólo puede ser positiva.

 

Deja tu comentario