¿Serán los envíos en una hora los envíos estándar del futuro?

No Comments

La logística es una de esas áreas que se se han visto brutalmente arrolladas por el desarrollo del Comercio Electrónico. Esto nos ha llevado a una situación de desarrollo acelerado del sector, que en apenas unos años ha pasado de estar centrado en los envíos entre empresas (con unas características muy distintas, como el enviar grandes volúmenes de producto de una sola vez, mayor previsión en los envíos, etc.) a los envíos a particulares, y se ha visto obligada a acelerar los tiempos de envíos para dar respuesta a las necesidades de los consumidores.

Hace apenas 4/5 años recibir un paquete de una compra online dentro de una misma semana era más que suficiente, y superaba las expectativas de los consumidores. Sin embargo, a día de hoy, y gracias al impulso de Amazon, estamos más que acostumbrados a recibir nuestros paquetes al día siguiente de nuestra compra, o incluso dentro del mismo día.

Sin embargo, el desarrollo en el área de la logística y paquetería se está viendo cada vez más acelerado. Iniciativas como Amazon Prime (Premium) en grandes ciudades tanto de Estados Unidos como de Inglaterra y otros países, están normalizando el envío en apenas 1 o 2 horas.

Amazon es el catalizador de todos estos cambios, ya que son los que empujan tanto para ofrecer una mejor experiencia de compra a sus clientes como para desmarcarse de la competencia. Pero este empuje hace que muchos otros retailers se pongan las pilas. Por ejemplo, Argos acaba de confirmar la disponibilidad de envíos «same day» para todo el Reino Unido, empujados por la brutal oferta de Amazon en Londres que ofrece envíos en una hora para muchos productos marcados como Premium.

Envío en 1 hora

Macy’s, una de las grandes cadenas de retail en Estados Unidos, ya hace bastante tiempo que ofrece envíos en el mismo día, y sigue expandiendo ese servicio a todas las ciudades donde existe alguna tienda de Macy’s. Target también ha empezado a ofrecer el servicio de envíos same-day en ciudades como Boston, Minneapolis o Miami.

En Estados Unidos, desde hace tiempo ya que Instacart ofrece envíos en una hora en las ciudades en las que está presente (17 ciudades en estos momentos). En el caso de Instacart, se ofrecen dos tipos de envíos: por 3,99$ se obtiene un envío en dos horas y por 5,99$ se consigue el envío en una hora, siendo el mínimo de la compra de 10$. Este tipo de ofertas dentro del área de supermercados, están cambiando radicalmente la forma de comprar, ya que en muchos casos el tiempo del envío puede ser similar o inferior al tiempo necesario para acercarse a un supermercado con el coche, hacer la compra, cargar y descargarla en casa.

Este tipo de iniciativas se están desarrollando más rápidamente en áreas donde el eCommerce tiene un gran nivel de desarrollo, como en las grandes ciudades de Estados Unidos, o en el Reino Unido. De hecho, en el Reino Unido ya encontramos proveedores logísticos que ofrecen entregas en 90 minutos, lo cuál permite flexibilizar la oferta de envíos sin necesidad de desarrollar una red logística propia (algo que está al alcance de muy pocos). Pero esta tendencia va más allá de Estados Unidos y el Reino Unido.

En Bangalore, capital de la India, con una población similar a la de Nueva York, también estamos empezando a ver iniciativas muy arriesgadas en cuanto a los tiempos de envío. Por ejemplo, Blowhorn acaba de lanzar una campaña para vender el conocidísimo smartphone One plus One, donde se comprometen a entregarlo en una hora o lo consigues gratis.

Pero no es oro todo lo que reluce

Resulta curioso como Amazon empuja todo el mercado y obliga a muchos retailers a ir un paso más allá, en este caso utilizando tácticas de envío muy agresivas. Pero el que Amazon haga algo no significa que sea algo para cualquier retailer. Recordemos que la estrategia de Amazon es una estrategia que requiere de una cantidad ingente de dinero ya que apuesta por comerse el mercado sin importar tanto los beneficios o el margen.

Es por eso por lo que algunas experiencias de envíos en el mismo día o misma hora han fracasado. Este es el caso de Google Express, que durante Agosto anunció el cierre de dos de sus hubs de envíos en el mismo día, justificándose en la necesidad de reorganizar los procesos. O el caso de eBay que en Julio de este mismo año también anunció el cierre de su programa piloto de envíos en 1 hora en San Francisco, debido a «resultados dispares», o lo que es lo mismo, un fracaso en toda regla.

Una logística a dos velocidades, como la Sociedad

Hay una serie de características que nos permiten analizar hacia donde han de ir los envíos en eCommerce. La primera es tener claro que vivimos en una Sociedad que marcha a, como poco, dos velocidades distintas. Los que vivimos en grandes ciudades como Madrid o Barcelona, o en super-ciudades como Nueva York o México DF, vamos siempre con la quinta marcha puesta, y para los habitantes de estas ciudades los envíos en 1 hora pueden ser un servicio muy a tener en cuenta en un futuro.

Pero en muchos otros puntos ocurre una situación distinta debido a una velocidad menor. De hecho en ciudades con una densidad de población menor el ritmo de vida más distendido (por menos tiempo en la carretera, menos concentración de gente, etc.) permite a la gente disponer de más tiempo para realizar muchas compras en tienda física y por lo tanto depender menos de los envíos derivados de la compra online. Además, esa menor densidad de población hace que sea inviable el disponer de hubs logísticos con la variedad de producto suficiente para ofrecer servicios de envío dentro de una misma hora (o incluso dentro del mismo día).

Cuando nos centramos en algunas (r)evoluciones en el ámbito logístico como los drones o las iniciativas logísticas de Uber, llegamos al mismo denominador común. Resulta obvio que en zonas con gran concentración de personas se puedan aprovechar algunos de estos avances. Sin embargo, en zonas con menor concentración, o en zonas rurales, es inviable plantear modelos logísticos basados en el aprovechamiento de los coches, o en tecnologías aéreas de bajo coste, ya que el paso de vehículos es mucho menor, las necesidades para servicios como Uber tampoco justifican el aprovechamiento de estos vehículos, y las distancias son muy largas como para depender de drones con baja autonomía.

Todo esto nos lleva a tener claro que en un futuro las opciones logísticas van a variar todavía mucho más que ahora en función de la zona de entrega. Las grandes ciudades disponen cada vez de más opciones logísticas que permiten poder optimizar los plazos de entrega cada vez más, pero este mismo desarrollo es inviable en núcleos poblacionales menos desarrollados.

Y en grandes ciudades… ¿Sale rentable la entrega en una hora?

Si la entrega en una hora la paga (totalmente) el consumidor, evidentemente es rentable. Ahora bien, muchas de las tácticas que estamos viendo últimamente en referencia a los envíos «same-day» y «one-hour» no están derivando todo el coste del reparto al consumidor final.

Veamos, por ejemplo, el caso de Amazon en España, que ofrece envío en 1 día de forma gratuita a sus usuarios Premium. Asumir este coste para un retailer no es nada fácil, y muy seguramente reviente totalmente su margen. Además el volumen de envíos de Amazon en España está muy por encima del volumen de cualquier otro retailer, por lo que su capacidad de negociación con las empresas logísticas es brutal, llegando a ahogarlas por completo. Cualquier otro retailer deberá pasar, como poco, gran parte de esos costes al usuario final.

¿Y quién está dispuesto a pagar 5€/10€ más por envío para recibir una compra en menos tiempo? Evidentemente siempre hay gente dispuesta a pagarlo, pero ¿será un volumen suficientemente grande como para justificar la existencia de estos servicios?

Desde mi punto de vista en países como España donde el consumidor toma decisiones de compra casi únicamente basadas en precio, este tipo de servicios de envío en una hora no van a terminar de cuajar (por más que a mi me gustaría), tanto por la falta de volumen en general, como por la aprensión que tienen los consumidores a pagar un céntimo más de lo necesario.

Sin embargo, este «quiero y no puedo» nos va a hacer tener cada vez más presentes distintas opciones de envío para satisfacer a los consumidores sin reventar nuestro margen y sin aumentar el precio total de la compra. Aquí entran en juego los envíos en 24 horas (que son más asumibles), pero sobre todo las redes de puntos de conveniencia, que todavía están «menospreciadas» por los consumidores en España, pero que representan casi la única alternativa válida para disponer de los paquetes de compra en poco tiempo y a un precio reducido.

¿Tu cómo ves el futuro de los plazos de entrega en eCommerce?

Cofundador y CMO de BrainSINS. Apasionado del eCommerce, conversiones, márketing online y Big Data.

Suscríbete a nuestra newsletter