¿Tienes una tienda online?¿vas a montarla próximamente?¿te interesa el e-commerce? Entonces podrían interesarte los siguientes consejos básicos:

1. Magento

Magento es el motor de comercio electrónico más usado, muy por encima de prestashop u otras alternativas, sin embargo no es oro todo lo que reluce. La configuración por defecto de Magento es menos óptima que una de Prestashop, por lo que debemos somerterlo a un proceso de configuración y «tuneo» para que corra como un cohete.

Tendencias en los últimos 12 meses

Tendencias en los últimos 12 meses

2. Shopify

¿Hosting?¿Qué es eso? Si tienes muy claro que quieres vender y no tienes recursos para contratar personal técnico, Shopify es tu solución. No tienes que instalarte nada, está en la nube. Esta elección te puede servir para iniciarte en el mundo del comercio electrónico, pero si creces, llegará un momento en el que tendrás que montartelo por tu cuenta, por lo que plantea desde un principio los dos escenarios.

3. Plugins/Extensiones

Los motores de comercio electrónico actual permiten instalar una gran varidedad de extensiones/plugins. Esto puede suponer un problema, y es que estas extensiones terminan usando muchos recursos de las máquina donde está alojada nuestra tienda. De manera que recomiendo externalizar estos servicios, ya que el procesamiento se estará llevando a cabo en las máquinas de nuestro proveedor.

4. Https

Todavía sigo encontrándome tiendas online cuyo proceso de pago se realiza sin ningún tipo de cifrado. Es justo la seguridad uno de los puntos importantes a la hora de competir con la compra offline. El desconocimiento hace que parezca más seguro pagar con nuestra tarjeta en un restaurante que en una tienda online bien cifrada, cuando esto es incorrecto.

5. Responsive Design

Utiliza técnicas de diseño adaptativo para crear tu tienda online. Cada vez es más frecuente utilizar dispositvos móviles, incluso televisores para visitar tiendas online. Habrá que esforzarse mucho si queremos que nuestro potencial cliente tenga una experiencia de usuario agradable, y que esto le anime a volver y comprar.

6. Comentarios

Permitir comentarios en las páginas de producto permite al potencial cliente valorar in-situ (sin tener que buscar reviews en otro lado) las valoraciones de otros clientes sobre ese producto que le interesa. A esto podemos añadirle la funcionalidad de que los clientes puedan resolver entre ellos las dudas que tengan sobre el propio producto.

7. Rating de productos

El punto anterior debe ir acompañado de la posibilidad de valorar el producto con «estrellitas» o valores numéricos. Permite al cliente filtrar rápido en sus búsquedas, mejorando la navegación y optimizando la visita a nuestra tienda online.

8. Página de contacto y devolución

Debemos dejar bien claro el proceso de devolución de un producto, así como las condiciones de devolución. A veces la búsqueda de información sobre una devolución, o el simple hecho de buscar el teléfono de contacto de una tienda online, se hace frustrante. Me he encontrado casos en los que la tienda online muestra de manera gráfica y por pasos el proceso de devolución, facilitando la etiqueta que debemos pegar en la caja (previa impresión), esto sí es ayudar al cliente. Fallar aquí significa errar en la fidelización de nuestros clientes.

9. ¿Qué ofreces?

¿Qué diferencia hay entre comprar en tu tienda online y otra offline que venda lo mismo y además está debajo de mi casa? Buscamos diferenciarnos y convertirnos de una vez por todas en la alternativa real a las compras offline, que parece que en España cuesta un poquito más. No digo que bajemos los precios para intentar captar clientes, que puede ser una opción, sino en buscar un equilibrio entre precios atractivos y estrategias de fidelización: gamificación, puntos descuento, trato personalizado, etc, que podemos ofrecer gracias a tecnologías que habitan en el ecosistema de Internet.

10. Redes sociales

Es muy «cool» estar en todas las redes sociales, pero a veces no tenemos ni tiempo ni recursos para gestionarlas, por lo que al final terminamos por dejarlas un poco abandonadas. Esta dejadez será percibida por los usuarios, los cuales podrían asociar las palabras pereza y abandono con tu marca, y no queremos eso. Si tuviese que elegir una red social para mantener contacto directo con mis clientes, elegiría Twitter por su cercanía e inmediatez.

¡Hasta la próxima! 😉

Suscríbete a nuestra newsletter