Tú, profesional del marketing, eres un spammer

No Comments

Respetas la ley, no has escondido la mención ‘Acepto recibir su newsletter’ e incluyes enlaces para darse de baja. Entonces cumples con las normas, haces las cosas bien. Sin embargo, muchos te consideran un spammer.

Me odian todos

– «¿A qué te dedicas?»
– «Trabajo en Sarbacán, un programa para enviar emailing».
La gente nunca responde «Ah, qué bien, una herramienta para que las pymes puedan desarrollarse a un coste bajo» sino «Ah, eres tú él que nos envía todos estos spam de publicidad de mierda, ¿no?».

No soy un spammer

Con los mailings que enviamos nunca hacemos spam. No enviamos sin consentimiento previo porque sería tirar piedras sobre nuestro propio tejado (iría en contra de nuestra filosofía de empresa y de nuestra reputación). Lo mismo sucede con las 6.000 empresas que envían con nosotros. No podemos verificar todo, pero controlamos que no se realicen envíos a través de nuestra plataforma, por ejemplo, sin enlace de baja.

Proveemos a nuestros clientes un apoyo constante para guiarles en sus prácticas: indicaciones en el programa, vídeos turoriales, un libro blanco con trucos para ayudarles a optimizar al máximo sus envíos masivos de emails, etc. Por la atención que les aportamos, los conocemos personalmente, y podemos asegurar que son buena gente.
Pero a pesar de todo, cuando abrimos nuestro buzón de correo electrónico y tenemos muchos emails no leídos, a menudo nos sale el «Malditos spammers…». Y es que cumplir con la ley e ir de buena fe no lo es todo.

spammer_en_mkt_digital

Las puertas de la buena percepción

A la hora de que un destinatario califique un email (visualmente) como spam o no, lo que más cuenta es su percepción. Es decir, lo que puede aportarle nuestro correo, no solo el hecho de que sea autorizado.
Existen tres formas de mejorar esa percepción:
– Indicar cómo y dónde hemos recibido el consentimiento
– Atenerse a la principal promesa hecha al captar el email: sólo contenido esperado
– Segmentar y personalizar los envíos: el email masivo ha muerto

No sirve de nada azotarse

Un último punto: tampoco hay que preocuparse en exceso. La publicidad, cuando está mal realizada, se percibe de forma negativa. De hecho, es percibida -a secas- cuando está mal realizada.
Por eso tenemos que centrarnos simplemente en hacer bien nuestro trabajo. Así, cuando escuchemos críticas a la publicidad, sabremos que no se dirigen a nosotros.

Paul de Fombelle es Director General de Sarbacán Software. Aterrizó en Barcelona a principios de 2011 con la intención de acercar los servicios de Sarbacán (programa dedicado al envío de correo masivo) a las pymes de España. Anteriormente ocupó el cargo de Director Delegado en una editorial francesa e implementó diversas estrategias de comunicación impresa y online en París y Buenos Aires. Titulado en Ciencias Empresariales por La Sorbonne y en Edición de Contenidos Editoriales por la Universidad París XIII, ha vinculado su actividad profesional al desarrollo de pequeñas organizaciones y proyectos relacionados con el e-commerce. Sarbacán, programa de emailing pensado para PYMES - www.sarbacan.es - @sarbacansoft

Suscríbete a nuestra newsletter